Según un estudio norteamericano, un hongo japonés contiene un inmunoestimulante capaz de erradicar el virus del papiloma humano, la principal causa de cáncer de cuello uterino. Un ensayo clínico se inició para probar su eficacia y el resultado en el tratamiento.

Y si la solución al cáncer de cuello uterino se esconde en un hongo?

Los investigadores del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas en Houston (EE.UU.) demostraron que un extracto del hongo japonés Shiitake sería eficaz en el tratamiento del virus del papiloma humano (VPH), la principal causa de cáncer cuello uterino.

Este es CCHA (compuesto correlacionado de hexosa activa), una molécula producida por el hongo Shiitake, que aquí ha sido estudiada por el equipo investigador.
>> Revise aquí el mejor tratamiento natural para curar el hpv
El CCHA es un suplemento dietético ya utilizado por sus propiedades inmunoestimulantes: estimula el sistema inmune, repele las infecciones y previene el crecimiento de tumores.

Tres meses de tratamiento pueden ser suficientes

El estudio se realizó en 10 mujeres cuyas pruebas de VPH fueron positivas.

Una vez al día, durante seis meses cada mujer tuvo que tomar una pastilla compuesta de CCHA, directamente extraído del hongo.

De las diez mujeres, cinco de ellas eran VPH negativo después de tres meses de este único tratamiento. También se confirmó que el VPH había sido completamente eliminado en tres mujeres, incluso después de que el tratamiento había terminado. Las dos mujeres restantes tuvieron que tomar el tratamiento hasta el final de los seis meses para obtener resultados satisfactorios.
Se inició un ensayo clínico

Judith A. Smith, autora principal del estudio, «estos resultados son muy alentadores. »

«Debido a que el CCHA es un suplemento dietético, sin efectos secundarios, con otros beneficios para la inmunidad, probaremos el tratamiento en seis meses en nuestro próximo estudio clínico. Estos resultados confirman en cualquier caso los de nuestros estudios anteriores. »

Por consiguiente, la investigación continuará en un ensayo clínico de fase II donde el CCHA será comparado con el tratamiento con placebo, para probar la eficacia del tratamiento en una escala más grande.

El Virus del papiloma es una infección de transmisión sexual muy común, a veces se puede ser un portador sin saberlo, en ausencia de lesión. Según el Ministerio de Salud, los tipos del papilomavirus son 18 y 16 causan el 70% de los cánceres de cuello uterino, y el 80% de las mujeres están expuestas a este virus durante su vida.

El VPH también sería responsable del 95% de los cánceres de ano / recto, 65% de los cánceres vaginales, y el 60% de los cánceres de la faringe y la garganta.

Y si la vacuna «Gardasil» ha demostrado su eficacia, se dirige sólo a dos terceras partes de los tipos de VPH que existen.

>> Revise aquí el mejor tratamiento natural para curar el hpv

Share
08. enero 2015 · Write a comment · Categories: Curar HPV · Tags:

Eliminar definitivamente el VPH de su cuerpo puede ser más fácil si usted toma medidas para apoyar las capacidades curativas innatas de su cuerpo.
Green  powder matcha tea
Investigue sobre la Acupuntura. «Cualquier cosa que usted pueda hacer para mejorar el sistema inmunológico será útil. Se recomienda la acupuntura, que produce la liberación de productos químicos y hormonas que mejoran la capacidad natural del cuerpo para combatir la enfermedad.
Aliviar el estrés. La investigación reciente sobre el estrés y el VPH sugiere que la reducción de la tensión es particularmente importante en la detención de la progresión de la displasia de cáncer. Considere técnicas de manejo del estrés u otras modalidades, como el yoga, el masaje, la imaginación guiada, y el Reiki.
Ayude a su organismo con las hierbas. No pase por alto el sistema inmune local del cuello del útero, lo que puede ser apoyado con hierbas y vitaminas. Hudson combina supositorios de té verde con tres productos a base de hierbas: el Papillo, VAG-PAK, y Herbal-C.
Deje de tomar la píldora. Los estudios han demostrado un aumento del riesgo de cáncer del cuello uterino en las mujeres que han tomado la píldora durante cinco o más años.
No fume. Las fumadoras tienen el doble de probabilidades que las no fumadoras de contraer cáncer de cuello de útero, según la Sociedad Americana del Cáncer. Los subproductos del tabaco realmente se han encontrado en el moco cervical de las mujeres que fuman; la nicotina puede dañar las células de ADN del cuello del útero, donde actúa como un carcinógeno local. Si usted no ha renunciado todavía, ahora es el momento de considerar hacerlo.
Mirar hacia adentro. Un diagnóstico de displasia cervical puede ser aterrador, pero también le da la oportunidad de hacer algo de vigilancia interna. «Cuando mis pacientes son diagnosticadas con displasia, vienen en aterrorizadas», dice una ginecóloga reconocida. «Yo les digo, «Esta es una oportunidad maravillosa para hacer una pausa, y examinar su estilo de vida, y hacer algunos cambios antes de que esto se convierta en algo como un camión Mack de dos por cuatro. »

Consejos para prevenir las infecciones por HPV

Practicar la abstinencia. Abstenerse de tener relaciones sexuales es la única forma 100 por ciento eficaz para prevenir el contagio de VPH.
Limite sus parejas. Si la abstinencia sexual es poco realista, aún puede reducir sus probabilidades de contraer el VPH al tener menos parejas sexuales. Aunque no existe una prueba para detectar el VPH en los hombres, puede preguntar a su pareja a sobre verrugas en sus áreas genitales.
Insistir en los preservativos. Los condones no son infalibles, pero ayudan, un estudio encontró que reducen el riesgo de infección en un 70 por ciento.
Utilice lubricante a base de carragenina . La Carragenina, un extracto de algas marinas, parece bloquear el VPH y se adhiere a las células humanas, de acuerdo con un estudio in vitro realizado en el Instituto Nacional del Cáncer.

Revise aquí el mejor tratamiento natural para curar el hpv.

Share

Pero antes de mostrarte la manera en que tú también puedes eliminar completamente el HPV y sus consecuencias y complicaciones es conveniente que veas las siguientes pruebas.

Son pruebas completamente reales de personas como tú que ansiaban eliminar el HPV completamente de su vida y lo han conseguido.

Hola Jorge

Tenía verrugas en el cuello, pecho y espalda, sentía que me llenaba cada vez más de esas cosas.

Fui al dermatólogo varias veces y no me soluciono el problema, use el bisturí eléctrico y el método de congelamiento de la verruga con nitrógeno muchas veces y nunca obtuve una solución definitiva.

Lo que me tumbo todas las verrugas fue seguir tus concejos para quitarlas y eliminar el papiloma.

Maria – Colombia

Use varias cosas antes de conocer de tu terapia y con pocos resultados, decidí entrar a internet buscando algo que me ayudara y fue como di contigo.

Antes no había podido eliminarlas todas, siempre se me caía una o dos y la mitad se me quedaban.

La única forma de eliminarlas todas fue practicando la guía del tratamiento.

Erika – Colombia

Jorge muchas gracias por toda la información que me mandaste me han ayudado mucho las recomendaciones. Te estoy muy agradecida.

Luz Elena – Panamá

Tenía verrugas en mis genitales, no sabía qué hacer para desaparecerlas pues me estorbaban mucho, mi novia se asustaba mucho cuando estábamos juntos.

Ya me las quité hace un buen tiempo y no han vuelto a salir. Gracias.

Álvaro – Colombia

Estas personas al igual que tú tenían HPV, y sufrían verrugas y lesiones vez tras vez, mes tras mes y han cambiado su vida eliminando las verrugas completamente, sus consecuencias, junto con el HPV gracias a las indicaciones y recomendaciones que les he provisto recogidas en un completo tratamiento que elimina el crecimiento de tejidos, destruye el virus del HPV y elimina complicaciones futuras a causa del virus permitiéndote llevar una vida mucho más sana y tranquila!

Revisa aquí el mejor tratamiento natural para curar el hpv.

Share

El HPV- o Virus de Papiloma Humano- infecta el tracto genital inferior: vulva, vagina, cuello uterino y región perianal. Y aunque es más frecuente en las mujeres, el hombre puede infectarse por HPV presentando las mismas lesiones que la mujer, expresándose como verrugas planas, como manchas en el pene o región perianal. Si bien el porcentaje de infección en el hombre es menor, muchas veces actúa como reservorio y transmisor. La vacuna abre un camino importantísimo en la prevención del cáncer de cuello uterino y tal vez, a futuro, permita la erradicación de esta enfermedad.

El HPV es una de las enfermedades de transmisión sexual más frecuentes en la actualidad – se cree que entre el 70 y 80 % de las población sexualmente activa estará infectada antes de los 50 años- y presenta más de 100 tipos. Dentro de esos tipos hay algunos de alto riesgo que pueden llevar al cáncer, los más conocidos y los que provocan la gran mayoría de los cánceres son el 16 y el 18.

Si bien la mayoría de los tipos de HPV no tiene consecuencias graves, el 99,7% de los casos de cáncer de útero han sido producidos por esta enfermedad, lo que no significa que todas las mujeres que tengan el virus vayan a desarrollar cáncer de útero.

Mujeres y hombres sexualmente activos deben cuidarse y también es recomendable la precaución durante el embarazo para evitar el parto vaginal en el caso de que se detecte la presencia de lesiones que puedan poner en riesgo al bebé.

Subtipos de HPV
Hay alrededor de 100 subtipos de HPV los cuales se diferencian según su capacidad oncogénica o no. Dentro de los HPV oncogénicos y de más alto riesgo, los más frecuentes son el 16,18,31,33,35,39. Dentro de los no- oncogénicos (HPV de bajo riesgo) se destacan el 6,11, 40,42,43,44.

La hibridación molecular es un procedimiento mediante el cual, con una muestra citológica obtenida en forma similar al Pap, se puede conocer si estamos ante una infección por HPV de alto o bajo riesgo. No indica que subtipo es, solo si es oncogénico o no. La importancia de la hibridación molecular no es tal como se cree, ya que la mayoría de las lesiones producidas por un virus oncogénico retrogradan espontáneamente, por lo que conocer que tipo de virus causa la infección no es imprescindible; no obstante, esta técnica tiene indicaciones precisas sobre todo ante lesiones que persisten a lo largo del tiempo, a las que trataremos para evitar la progresión hacia el cáncer de cuello, y también como parte del seguimiento de una paciente ya tratada.

Diagnóstico
Según la Dra. Marianela Atencio, del departamento de Ginecología y Patología cervical de Halitus Instituto Médico, “Se calcula que entre 60 y 80% de la población puede estar infectada con el virus pero sin saberlo porque no provoca o da mínimos síntomas. La única manera en que las mujeres pueden detectarlo es si realizan la consulta ginecológica y se realizan un Papanicolau y una colposcopía. El Papanicolaou es un estudio ginecológico de rutina que, en estos casos, permite detectar la presencia del virus de HPV en el cuello del útero. Es posible que muestre signos dudosos, pero puede indicar la presencia de células cervicales anormales, es decir, que poseen una apariencia diferente, en la zona y esto es uno de los efectos más inmediatos de la presencia del virus del papiloma humano. Por otra parte, la colposcopía es un estudio simple – complementario al PAP- que permite observar el cuello uterino y que facilita la identificación de las lesiones provocadas por HPV. Si los resultados lo indicaran, puede realizarse luego una biopsia dirigida para obtener una muestra de tejido para el análisis que confirme o no el diagnóstico”.

Si bien la aparición de verrugas genitales es uno de los signos más frecuentes de la presencia de HPV –visibles en los labios externos o en los muslos, o invisibles por presentarse en la vagina o en el cuello del útero-, en algunos casos, una persona con las defensas inmunológicas fuertes pueden combatir el virus y jamás se enterará de que lo padeció. Es por eso que en algunos casos, la infección se mantiene latente y esa persona transmite el virus a otro por desconocimiento.

“Si una mujer recibe un diagnóstico de HPV es importante que el hombre realice la consulta correspondiente para, en caso de haber sido contagiado, que el tratamiento sea para ambos y así impedir que vuelvan a contagiarse. Si el hombre presenta verrugas es recomendable la consulta con un urólogo para descartar la presencia de HPV. A los hombres no se los suele estudiar por HPV salvo que la mujer presente el virus o que el hombre manifieste verrugas. Hay que tener presente que tiene una persistencia de un 10 al 20% lo que requiere los controles ginecológicos de rutina”, define Atencio.

El HPV no se cura, lo que se curan son las lesiones que provoca, esto no significa que la persona se cura de la infección sino que sigue latente en el cuerpo y puede provocar otra lesión.

Por todo esto es importante estar alerta y realizar una consulta cuando uno de los miembros de la pareja presenta HPV, si aparece picazón o molestias en la zona vaginal durante un tiempo prudencial, si descubre protuberancias o inflamación en la región genital o alrededor o incluso si la piel de esa zona cambia su color o su aspecto. El Dr. Sergio Pasqualini, Director de Halitus Instituto Médico, agrega: “Si bien la infección por HPV se considera de transmisión sexual se ha demostrado que existen otras vías de infección, por ejemplo, en pacientes inmunodeprimidas, por autoinoculación o fomites, etc. El uso del preservativo es, en primera instancia, una forma de minimizar el riesgo, si bien como la zona testicular y la base del pene no están cubiertas, no elimina las posibilidades de contagio en un 100%. Por otra parte, debería evitarse compartir baños de inmersión, toallas y sábanas con quienes tienen HPV. Y teniendo en cuenta que el diagnóstico precoz es la mejor herramienta, es indispensable que las mujeres se realicen un Papanicolau y una colposcopía- que permiten detectar lesiones por HPV- una vez al año. No debe olvidarse que las lesiones por HPV tienen cura, lo que no significa que desaparezca la infección que, como todo virus sigue latente en el cuerpo y puede volver a manifestarse”.

Proteínas E6 Y E7
La Dra. Atencio especifica: “Estas proteínas se encuentran en la estructura del virus y tienen que ver con la capacidad de replicación y de integración al genoma de la célula huésped undefined se cree que cuando estamos en presencia de un virus oncogénico la capacidad de unirse al genoma es alta, no así en los virus no-oncogénicos”.

Tratamientos
Es muy amplio el abanico de posibilidades de tratamientos dado que no todos los HPV van a generar lesiones cervicales visibles en la colposcopía y, aún en presencia de lesiones, puede ser necesario un tratamiento expectante, es decir, sólo control con PAP, hasta algo más invasivo como una conización, esto es, una biopsia ampliada de cuello uterino.

“En el caso de las verrugas vulvares o anales existen métodos conservadores como topicaciones con ácido tricloroacético en forma semanal o imiquimod, un inmunomodulador que se usa en forma de tópico o escicionales como criocirugía, o leep. El médico será el que, según el grado y tipo de lesiones, proponga el tratamiento adecuado para cada paciente”, agrega Atencio.

La vacuna
La especialista continúa: “Hoy contamos con una prevención secundaria realizando PAP, colposcopía, captura híbrida para diagnosticar y tratar estas lesiones impidiendo que progresen y también con vacunas que impiden la infección viral de algunos tipos de HPV”.

La política de prevención secundaria del cáncer de cuello mediante PAP ha permitido reducir tanto la incidencia como la mortalidad por esta enfermedad y la inmunoprofilaxis deberá hacer del cáncer de cuello uterino una patología prevenible y reducir hasta un 70% la incidencia de la enfermedad. Pero la vacunación es importante.

“Dos tercios de las infecciones por HPV se adquieren en los dos primeros años de actividad sexual y el 50% de las mujeres sexualmente activas tendrán uno o más tipos de HPV infectando su aparato genital a lo largo de su vida, por eso es importante hablar de la vacuna. Las vacunas que existen actualmente son vacunas que no nos evitan el cáncer, lo que evitan es que nos contagiemos el HPV. Es ideal dárselo a las pacientes jóvenes que no han tenido aún relaciones sexuales ya que no han tenido posibilidad de contagio. Aún están en investigación las vacunas que tratan el HPV una vez producido el contagio”.

Y el Dr. Sergio Pasqualini agrega: “Lo mejor que podría hacerse es la vacunación inteligente, es decir, a los grupos de mayor riesgo. La vacuna es más útil en regiones y personas más expuestas, aquellas que inician las relaciones sexuales muy tempranamente o que llevan una vida promiscua y si bien el cáncer de cuello uterino tiene mayor incidencia en los niveles socioeconómicos bajos el HPV no sólo se presenta en esos niveles socioeconómicos. Hay que acompañar esos cambios sociales, por eso creo que una vacunación inteligente sería la mejor opción”.

Prevención
Podemos hablar de dos tipos de prevención. La prevención secundaria es la pesquisa de lesiones intraepiteliales por PAP. La sensibilidad de la detección es del 51% con una especificidad del 98%. Según la Dra. Atencio, “la reacción en Cadena de la Polimerasa (PCR), que es una técnica de estudio molecular, incrementa la sensibilidad para detección de DNA de HPV. Este estudio consiste en que, por intermedio de la reacción en cadena que se hace mediante la extracción de secreción del cuello uterino o mediante el estudio del tejido extraído, por ejemplo, por biopsia, se puede obtener la tipificación individual del virus, a diferencia de la antes mencionada captura híbrida, que solo diferencia entre subtipos de alto y bajo riesgo”.

Hay dos vacunas en el mercado:
Gardasil: vacuna cuadrivalente contra los subtipos 16 y 18, los que causan aproximadamente el 70% de los cánceres de cuello, y contra los subtipos 6 y 11 que causan el 90% de las verrugas genitales. Dosis: tres aplicaciones, día 0, a los dos y a los 6 meses. Vía intramuscular.

Cervarix: vacuna bivalente contra HPV 16 y 18. Dosis: tres aplicaciones, día 0, al mes y a los 6 meses .Vía intramuscular.

“Estas vacunas tienen indicaciones específicas. Mujeres sin haber iniciado las relaciones sexuales entre 9 y 12 años. Y menor efectividad en aquellas de 13 a 26 sin actividad sexual. Si bien se demostró la efectividad en hombres, no es una recomendación actual dada la baja incidencia de lesiones malignas en aparato genital masculino. Y no existen contraindicaciones, salvo aquellas pacientes alérgicas a algún componente de la vacuna. Actualmente está en estudio la vacuna para la cura del HPV, sin obtenerse aún resultados y en etapa experimental”, concluye la especialista.

Revisa aquí el mejor tratamiento natural para curar el hpv.

Share

EL PAPILOMAVIRUS HUMANO

¿Qué es el HPV?
Hay 100 tipos diferentes del HPV o el papilomavirus humano, un virus común que es algunas veces llamado el virus de las verrugas. Esto es porque ciertos tipos de HPV causan verrugas en las manos, los pies o los genitales (pene o vagina). Los tipos de HPV que causan verrugas que se pueden ver en los genitales (vulva, vagina, pene o los testículos) o en el ano (trasero) son diferentes a los que causan verrugas en las manos y los pies. Hay personas que pueden tener el HPV y aún así tener verrugas que no se pueden ver a simple vista (sin un lente especial). Hay otros tipos que pueden crear células anormales (que cambian y no son saludables) en el cérvix o en el ano, y en algunos casos, pueden desarrollar cáncer después de muchos años sin tratamiento.

¿Cómo se transmite (se pasa)?
El HPV y las verrugas genitales son normalmente transmitidas por contacto directo de piel a piel durante el sexo vaginal, oral o anal con una pareja que tiene el virus. HPV puede infectar cualquier persona que está sexualmente activa.

Una persona puede que no sepa enseguida o hasta nunca, si se ha infectado con el HPV. Las verrugas genitales no siempre aparecen enseguida. Y a muchas personas que tienen el HPV nunca les aparecen las verrugas ni ningún cambio de las células en el cérvix o el ano. Es diferente para cada persona. Algunas personas podrán ver las verrugas:
Dentro de varias semanas después de tener sexo con una persona con el HPV

Dentro de varios meses después de tener sexo con una persona con el HPV (está es la situación más común)

Dentro de varios años después de tener sexo con una persona con el HPV

NUNCA (y puede que nunca sepan que tienen el HPV)

Ya que es posible que las verrugas genitales no aparezcan hasta semanas, meses o años después de la infección, puede ser difícil saber exactamente cuándo te infectaste con el virus y quién te lo pasó. RECUERDA: El HPV y las verrugas genitales son muy comunes. El HPV es la enfermedad transmitida sexualmente más común en los Estados Unidos.
Muchas personas no saben que lo tienen.

Muchas personas infectan a su pareja sin querer.

Puede que no sepas enseguida que tienes una infección de HPV o verrugas genitales.

¿Cuáles son los síntomas?
Algunas veces el HPV vive en la piel sin causar verrugas ni otros cambios en la piel que se puedan ver. Esto se llama infección de HPV latente (o escondida).

Algunos hombres y mujeres desarrollarán una irritación en la piel que parecen granitos sin pus (que se conoce como «ojo de pescado» visibles en el área genital. Estas son verrugas genitales visibles.

Algunos hombres y mujeres tienen cambios pequeños en la piel que no se pueden ver a simple vista. Esto se llama HPV subclínico. Los médicos y enfermeras pueden encontrar éstos mirando la piel con instrumentos especiales que amplifican (hace que se vea más grande) el área.

Algunas mujeres tienen cambios anormales en las células de su cérvix a causa de tener el virus de verrugas genitales, estos cambios pueden ser encontrados con un Papanicolaou («Pap smear» en inglés).

Algunas personas sabrán que tienen HPV cuando:
Ven verrugas o piel elevada (como un granito sin pus u «ojo de pescado» dentro de o en sus genitales o los genitales de su pareja.

Su médico o enfermera ve verrugas que están dentro o alrededor de la vagina; en el pene; en las bolas o huevos; la uretra (hueco del pene) y dentro de o alrededor del ano (trasero).

El resultado de su Papanicolaou es anormal. Un Papanicolaou anormal puede ser la primera señal que algo no está bien. Puede ser una señal para la mujer que el HPV está presente-pero esto NO es una prueba directa para el HPV.

¿Se cura el HPV?

No hay cura para el HPV pero las verrugas y otros cambios de células causados por el virus se pueden tratar. Los expertos no están de acuerdo en cuanto a si el virus desaparece por completo, o si lo que pasa es que se suprime (se controla) tanto por el sistema inmunológico (las defensas del cuerpo) que no se detecta ni con pruebas muy sensibles.

La mayoría de las personas con el HPV no tienen problemas con el virus porque las defensas de su cuerpo controlan el virus y esto previene que se convierta en un problema. El HPV sí se puede tratar y se puede controlar si se desarrollan síntomas.

Debes de ir a un médico o una clínica si:
Notas cambios en tu piel como granitos sin pus¿ o la piel elevada¿ en o cerca del pene, la vagina, la vulva, el ano, los testículos o el área donde la pierna se une con el torso («groin» en inglés).

Tu pareja te dice que tiene HPV genital o verrugas genitales.

Eres hembra y estás activa sexualmente (tienes sexo). Las mujeres que están teniendo sexo deben de hacerse un examen de la pelvis, un Papanicolaou y hacerse pruebas para las enfermedades transmitidas sexualmente.

Si eres varón y estás activo sexualmente (tienes sexo) debes hacerte un examen físico cada año y hacerte pruebas para las enfermedades transmitidas sexualmente.
¿Hay vacuna para el PVH?

En la actualidad, en los EEUU hay dos vacunas disponibles contra el PVH: Gardasil® y Cervarix®. La Administración de Alimentos y Drogas de los Estados Unidos (o FDA, por sus siglas en inglés) aprobó Gardasil® para el uso en mujeres de 9 a 26 años de edad y Cervarix® en mujeres de 10 a 25 años de edad. Gardasil® también ha sido aprobada para el uso en hombres de 9 a 26 años de edad. Aquí tiene algunos datos sobre las vacunas contra el PVH:

Lo mejor es vacunarse contra el VPH antes de empezar a tener relaciones sexuales.

Ambas vacunas tienen cerca de 100% de efectividad contra los dos tipos más comunes de PVH asociados con el cáncer de cuello uterino.

Además, Gardasil® también tiene gran efectividad en la prevención de los dos tipos de PVH que se encuentran en la mayoría de los casos de verrugas genitales (estos tipos de PVH no están asociados con el cáncer de cuello uterino).

La vacuna se administra en tres dosis. Una vez de recibir la primera dosis, necesitará aplicarse la segunda 2 meses después. La tercera dosis debe ser aplicada 6 meses después de la primera.

Las vacunas contra el PVH no protegen contra todos los tipos del virus. Las mujeres que reciben la vacuna contra el PVH aún necesitan tener exámenes regulares de Papanicolaou siguiendo la recomendación de su médico.

Se están realizando investigaciones para ver si las vacunas pueden proteger contra otros tipos de cáncer causados por el PVH (como el cáncer de pene, ano, cabeza o cuello). Los expertos esperan que la vacuna también vaya a servir en proteger contra estas otras enfermedades

Revisa aquí el mejor tratamiento natural para curar el hpv.

Share

Oncovac es el nombre de la vacuna terapeutica que elaboró el Dr. Ricardo Rosales y su equipo de desarrollo en contra del Virus del Papiloma Humano (VPH). En estos momentos se supone que no existe cura para el VPH, lo unico que existe son las vacunas para prevenir el contagio de esta.

Al parecer con esta nueva vacuna miles de personas alrededor del mundo podrían verse aliviadas de este gran mal que aqueja a buena parte de la población mundial y podrán tener una vida sexual normal.

El Instituto de Investigaciones Biomédicas y su guerra contra la enfermedadCientíficos del Instituto de Investigaciones Biomédicas de la UNAM, en participación con instituciones de especialidades médicas, desarrollan método para diagnosticar oportunamente trastornos metabólicos en recién nacidos, vacuna para erradicar la cisticerosis porcina; y tienen importantes avances en la búsqueda de la cura contra el Virus del Papiloma Humano, el envejecimiento prematuro y otras enfermedades…

Para vivir más y mejor: desde vacunas para prevenir males antes inatacables hasta novedosos métodos de diagnóstico aplicables a los recién nacidos. Para el doctor Ricardo Rosales Ledesma, la mejor manera de combatir un virus es con otro virus: empeñado en hallar una vacuna contra el papiloma humano o VPH (trasmitido sexualmente, provoca lesiones precursoras del cáncer cervicouterino, que a su vez cobra la vida de 40,000 mexicanas al año) discurrió en introducir en el código genético de un germen inocuo para el ser humano, ADN letal para el VPH.

El resultado, una prometedora vacuna que no sólo superó u lustro de ensayos en ratones y conejos, sino que en la primera etapa de pruebas clínicas con humanos -efectuadas en el D.F. a partir de diciembre de 2000 en el Hospital Juárez, de la Secretaría de salud- , de 172 pacientes tratados, el 90% quedó libre del mal y pudo continuar con su vida sexual normalmente.Ya en la 2ª fase clínica, la vacuna (bautizada MVA E2), será probada en lesiones precancerosas antes de iniciar la 3ª, similar a la primera pero con un número mayor de pacientes: —Llevamos recorrido 90% del camino y sólo es cuestión de unos cuantos años antes de producirla comercialmente —señala Rosales Ledesma, quien ya anda en tratos con empresas farmacéuticas nacionales y extranjeras para desarrollar nuevas vacunas contra el dengue, la toxoplasmosis y el rotavirus.Rosales Ledesma es uno de los 85 especialistas que con 76 técnicos laboran en el Instituto de Investigaciones Biomédicas (IIBM) de la UNAM (fundado en 1941) en el cual estudian 337 futuros investigadores.

Con una estrecha cooperación científica y tecnológica con los Institutos Nacionales de Cancerología, Pediatría, Nutrición y Neurología y Neurocirugía, a más de sedes en las universidades Veracruzana y de Tlaxcala, el IIBM alberga a investigadores como el doctor en genética humana Antonio Velásquez Arellano (defeño de 62 años de edad), que recientemente desarrolló el “tamiz neonatal”, método que con una sola muestra de sangre permite diagnosticar, en los recién nacidos, trastornos de origen metabólico que pueden evolucionar en graves e irreversibles deficiencias mentales si no se tratan oportunamente.

Adscrito al Instituto de Investigaciones Biomédicas de la UNAM y premio Canifarma 2000, otorgado por la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica, Rosales cuenta con un doctorado en Biología Molecular por la universidad Luis Pasteur en París y formó parte del equipo de investigación del Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos.

La MVAE2 eliminará las lesiones precancerosas, a la vez que protegerá al organismo de nuevos ataques del VPH. Su acción comenzará en el momento justo de la aplicación. «La vacuna MVAE2 es una terapia, serán seis inyecciones semanales que se aplicarán directamente en la lesión».

Hasta ahora, Oncovac sólo ha sido efectiva exclusivamente cuando las mujeres son portadoras del VPH y presentan lesiones pre cancerosas. «Aún no hemos trabajado en cáncer invasor, pensamos trabajar en eso, pero necesitamos concretar esta vacuna primero. Además depende del dinero, no es sólo cuestión de tener el proyecto», explica Rosales, quien recibió apoyo para finalizar su investigación de instituciones como el CONACYT y la UNAM.

Fases de investigación La vacuna inició pruebas clínicas en seres humanos desde 1998, cuando se aplico una prueba de seguridad en 172 pacientes del Hospital Juárez de la Ciudad de México.

La fase II inició en 2001. Dicha prueba de eficacia incluyó a pacientes con lesiones precancerosas de una clínica del IMSS de la ciudad de México. Después de dos años de revisiones las mujeres no reincidieron en la enfermedad.

La última fase, fase tres, se aplicó en aproximadamente en 500 personas con cáncer in situ (pequeñas lesiones cancerígenas). La vacuna MVAE2 es una terapia que se aplicará directamente en la parte afectada a través de inyecciones en la lesión (cuello del útero) durante seis sesiones semanales.

Cuando la proteína sea reconocida por el sistema inmunológico del paciente se generarán anticuerpos y células específicas que serán capaces de destruir el virus o las células tumorales que lo contienen. «Es impresionante ver como un cuello uterino lleno de lesiones, luego de poner la inyección, sesión tras sesión, se va deshaciendo de la enfermedad hasta que queda completamente limpio», cuenta el doctor Jorge Estrada, director de la empresa Organización de Reactivos Biológicos e Inmunología (ORBI), laboratorios encargados de la producción y comercialización de la vacuna.

Lanzamiento al mercado El laboratorio mexicano ORBI, asegura Estrada, trabaja en una estrategia global de estudios de factibilidad y de calidad en distintas partes del mundo para comercializar el fármaco en todo el mundo. «Los estudios de mercado involucran desde el costo de beneficio social y también la rentabilidad del proyecto y la posibilidad de efectuar no sólo una producción local sino de importación», asegura.

En México, el laboratorio está por solicitar el trámite de registro ante la Secretaría de Salud. «Queremos que cada revisión de la producción de MVAE2 pase la prueba perfectamente», dice Estrada, quien a raíz de este proyecto, creó en sus laboratorios un área de investigación que dará cabida a jóvenes científicos para que desarrollen sus propios proyectos. El laboratorio, en conjunto con el doctor Rosales Ledesma, se prepara para explotar la vacuna durante los próximos 7 años duración de la patente. Una vez obtenido dicho registro, asegura Estrada, se procederá a realizar los últimos estudios clínicos Fase III en otros países, para lo cual planean establecer alianzas con algún laboratorios extranjero. «El doctor Rosales ha publicado cada punto de su investigación, de tal suerte que es muy probable que en al término de estos siete años de patente se tengan otras opciones y hayan otras vacunas», agrega

¿Sera posible? Cura para el Papiloma

Lamentablemente en estos momentos solo se puede conseguir esta vacuna «por debajo del agua» ya que por razones desconocidas no sé ha comercializado este remedio en contra del VPH.

Revisa aquí el mejor tratamiento natural para curar el hpv

Share

¿Qué es el VPH?

El virus del papiloma humano genital (VPH) es una infección común de transmisión sexual que afecta a los seres humanos mediante el establecimiento de sí mismo en la piel y las mucosas. Hay más de 40 tipos de VPH, muchos de ellos causan pocos o ningún síntoma, por lo que es posible tenerlo sin darse cuenta y así es más fácil aún propagar la enfermedad.

El VPH puede causar problemas de salud graves, como las verrugas en los genitales o incluso la garganta en algunos casos raros; pero una infección por VPH también puede conducir a cáncer de cuello uterino en las mujeres, así como otros tipos de cáncer de la garganta, el ano, el pene y la vulva, así como cáncer de cabeza y cuello. La relación con el VPH y el cáncer es muy real y un riesgo grave para no sólo las mujeres, pero los hombres también. Un cáncer en desarrollo puede tener más de 10 años en manifestarse, lo que da una gran cantidad de tiempo para tratar cualquier lesion pre-cancerosa.

Tratamiento natural para curar el VPH

A continuación una serie de remedios caseros y tratamientos naturales para el VPH genital, que nos han sido enviados por los usuarios de nuestra comunidad virtual. Actualmente algunos de nuestros remedios más populares son el peróxido de hidrógeno, el aceite de ricino, y la combinación de vitamina C, el ajo, y un multivitamínico para curar los síntomas del VPH.

1 Dieta alcalina

El virus del papiloma humano y su cura a través de una dieta alcalina – Yo sólo quería compartir algo de información para aquellos que están luchando con esta enfermedad y trabajando en estar saludables nuevamente.

No he tenido yo un diagnóstico positivo. He visto a mi doctor en varias ocasiones y nunca parecía ser capaz de decirme lo que estaba mal, Mientras tanto, mi novio y yo estábamos sufriendo de algo, pero no estábamos seguros de qué. Luego él encontró este sitio web que nos ha dado mucha claridad sobre lo que pasa con nuestros cuerpos.

Recientemente empezamos a hacer nuestra investigación sobre cómo curar el VPH, todo el mundo aquí parece jurar por el agua con vinagre de manzana, así que hemos empezado a beber agua con 1cucharadita de vinagre de manzana. otra cosa que encontré fue que el VPH tienen mucho que ver con el PH de su cuerpo. Un cuerpo ácido es un imán para la enfermedad, por lo que hacer una investigación sobre qué alimentos son alcalinos y qué alimentos son ácidos, también probamos agua, y encontramos, que una vez hervida era de PH neutro – Alcalino.

Una cosa que quiero resaltar es que una dieta normal y saludable debe ser de 60% de alimentos alcalinos y 40% Ácidos. Sin embargo, cuando enferma su dieta debe ser 80% alcalina y 20% Ácida.

2 Aceites de almendra, árbol del té y de jojoba

Esta formulación natural se basa en la de eliminar su HPV por vía tópica. Se basa en el porcentaje de la ingesta en un formato líquido.

Aceite de Almendras 70%
Tea Tree Oil 25%
Aceite de Jojoba 5%

Esta es una formulación tópica y se basa en el uso tan frecuente como sea posible. Use este remedio casero para curar el hpv de la siguiente manera:
Limpie el área afectada y seque bien. Aplicar la mezcla con un algodón directamente sobre la zona afectada cada 4 a 5 horas por día.

3 Astrágalo, Echinacea, Palo de Arco

Hola, aquí les digo cómo me curé de HPV. Fui diagnosticada con esta enfermedad horrible en 2011. No importa lo que intentaba mi papa nicolao siempre daba positivo para VPH de bajo grado no canceroso. Finalmente hice una investigación sobre hierbas antivirales. Durante unos meses tomé el astrágalo, la equinácea, y las hierbas palo de arco. También usé un lavado hecho de vino tinto o vinagre de vino tinto para matar el virus en mi cuello uterino por lo menos una vez al día. Acabo de recibir mis exámentes de laboratorio y por segunda vez es negativo, no estoy segura de que una funcionaría, pero yo recomendaría el uso de todo lo anterior. Espero que esto ayude a las mujeres que están sufriendo con esta supuesta enfermedad incurable, que totamlmente curable si se sigue con disciplina el tratamiento natural adecuado.

Revisa aquí un programa de salud paso a paso para que cures el hpv y este no vuelva a aparecer nunca más en tu organismo.

Share